5 errores que (casi seguro) cometes al aplicarte tu crema

Todas creemos hacerlo bien, pero podemos mejorar para sacarle todo el partido.
Compartir:
Todas sabemos que incorporar unos hábitos de cuidado en la rutina diaria, beneficia a la piel y eso se nota por fuera con tersura, suavidad y un aspecto fresco y radiante. Pero a veces, pese a las buenas intenciones, no nos aplicamos los tratamientos correctamente.

Descubre cinco de los errores más comunes que nos pasan a casi todas:

1. No limpiar el rostro antes de aplicar cualquier crema o tratamiento. Una piel limpia es indispensable para que una crema sea efectiva. Los restos de maquillaje, sudor o suciedad pueden hacer barrera e impedir que los principios activos penetren. Por ello, es vital limpiar la piel (con tónicos, agua micelar, desmaquillantes...) por la mañana y al final del día, antes de aplicar nuestra crema.

2. Utilizar el mismo producto para todo el rostro suele ser un error común, ya que hay zonas como el contorno de ojos, por ejemplo, donde la piel es más fina y tiene más tendencia a las arrugas. Aquí, no se necesitan productos muy emolientes ni que los apliquemos frotando.

3. No elegir un tratamiento acorde a la edad de la piel. A medida que envejecemos nuestra piel requiere un cuidado mayor y tiene necesidades más específicas. Usar por tanto el mismo producto a los 30 años que a los 50 no es lo correcto. En este link, nuestros expertos de Diadermine profundizan sobre el cuidado específico para cada franja de edad, de los 20 años hasta las pieles más madura. ¡Echa un vistazo!

4. Aplicar producto en exceso. Como nos ocurre con el champú para el pelo o el gel de baño, en general tendemos a utilizar más producto del que necesitamos a la hora de aplicarnos crema facial. Aplica la cantidad justa indicada por el fabricante y éste se absorberá con facilidad, sin generar brillos o aspecto graso.

5. No ser constante en las rutinas diarias. Ni en un día, ni en 5, ni en 20... Los efectos de un tratamiento sobre la piel se notan a medio plazo, porque la piel está hidratada, sana y nutrida. En todos los tratamientos se indica una fecha de caducidad (un símbolo de un tarro abierto, que indica los meses en que el producto conserva sus propiedades una vez abierto). Si tienes más de un bote caducado, es señal de que no has sido muy constante con la aplicación ;)


Otros artículos que quizás te interesen:

- ¿Qué edad tienes? ¡Así es tu piel!

- Consejos para conservar los productos cosméticos

- Cuidar la Zona T
Compartir:
Sin comentarios
¡Escribe tu comentario!
Debes estar logineado para comentar. Tu comentario será publicado una vez sea aprobado por el equipo de redacción.
ENVIAR