7 claves para tomar el sol con precaución

El bronceado no está reñido con la protección de la piel. ¡No te arriesgues!
Compartir:

Un rayo de sol, oh, oh, oh... Tras una primavera algo gris, ¿verdad que hay ganas de disfrutar plenamente del sol? El astro rey tiene efectos positivos sobre nosotros, refuerza nuestros huesos y nos alegra. Pero una sobre exposición puede tener consecuencias perjudiciales tanto en adultos como en niños. Lee estos 7 consejos ahora y prepárate para exponerte al sol sin efectos secundarios.

1) La hora y el tiempo de exposición son importantes: evita exponerte a las horas centrales del día (entre las 12h y las 16h) y no estés muchas horas sin buscar alguna sombra. La piel necesita descansar.

2) Aplícate siempre protector solar (gel, crema, spray...) en todas las partes del cuerpo que van a estar expuestas al sol. A menudo nos olvidamos de zonas como el empeine, el cuello, la nariz o la frente y nos quemamos.

3) Elige el factor adecuado a tu tipo de piel, y si tienes la piel clara, manchas o pecas, elige un factor de protección alto o muy alto. La crema debe aplicarse 20min antes de la exposición.

4)
Protégete también la cabeza con una gorra o sombrero y utiliza gafas de sol para proteger no solo tu vista, sino también el contorno de ojos (que es una zona con la piel muy delicada).

5) También si estás en la montaña, el campo o vas a salir a dar un paseo por la ciudad, e incluso si el día está nublado, ¡aplícate protección solar!

6) Mientras tomas el sol, y como norma general durante todo el verano, bebe agua con regularidad. Es importante hidratar la piel tanto por dentro como por fuera.

7) Con los peques hay que extremar aún más las precauciones cuando van a estar expuestos al sol:  los bebés de menos de 6 meses no deberían exponerse al sol. Los bebés más mayores, siempre a la sombra y protegidos con gorro y camiseta. Y en niños mayores, cuando apliques la crema (protección total), incide en el cuero cabelludo y la nuca, las orejas, la cara y también en el empeine y planta de los pies, ya que son zonas propensas a sufrir quemaduras.

Compartir:
Sin comentarios
¡Escribe tu comentario!
Debes estar logineado para comentar. Tu comentario será publicado una vez sea aprobado por el equipo de redacción.
ENVIAR