Cocina de aprovechamiento: come bien y ahorra

Se puede cocinar y comer sano y rico sin desperdiciar nada.
Compartir:
¿Verdad que da mucha rabia tirar comida? Hoy queremos acercar el ahorro a nuestra cocina con ideas y trucos que nos permitan aprovechar mejor los alimentos sin renunciar a todo el sabor.

Cómo aprovechar mejor el pescado

- Cuando compres pescado para cocinar los lomos, guarda la cabeza y espina para hacer caldo de pescado (fumet). Lo podrás usar como base para cocinarlos ese día o congelarlo para otro momento.

- Con los recortes de un pescado puedes preparar un ceviche o hacer un relleno fantástico para unos pimientos, o la base de unas croquetas. Para estos preparados no hace falta usar las zonas nobles del pescado.

Cómo aprovechar mejor las hortalizas y las frutas

- Muchas recetas empiezan con un buen sofrito, pero para hacerlo muchas veces solo necesitamos mitades. Una buena forma de conservar las otras mitades es picarlas y congelarlas, dejándolas listas para una futura ocasión. O incluso puedes hacer más cantidad de sofrito y congelar la mitad ya listo para la siguiente receta.

- ¿Eres de esas personas que tira a la basura los tallos de los puerros? ¿Y las hojas de las zanahorias? ¡No lo hagas más! La parte "verde" de estas hortalizas es fantástica para hacer caldos de verdura muy sabrosos. Incluso, cortados bien finitos y fritos en aceite de oliva bien caliente, consigues unos crujientes riquísimos para acompañar una carne o pescado.

- Utiliza una bolsa de papel para conservar fresca la lechuga durante más tiempo. ¡Y no le quites las hojas exteriores aunque estén feas, porque protegen el centro!

- El problema con la fruta llega cuando ha madurado demasiado o tiene algún golpe. En estos casos, dales salida preparando algún postre como una tarta o mousse, o si te animas, puedes elaborar una mermelada o confitura. Como esta Mermelada de naranja, miel y canela que premiamos hace unos meses en nuestro concurso Tu Mejor Receta. Ver receta AQUÍ.

Caldos, sopas y salsas, una excelente manera de aprovechar

- Si cuando preparas caldo añades varios tipos de carne (pollo, jamón, codillo...) pero no te gusta comerlos directamente después de la cocción, desmenúzalos, pícalo todo bien picadito y tendrás la base de unas buenísimas croquetas o un relleno de empanadas o canelones.

- Los restos de un pollo asado o a la plancha, puedes mezclarnos con lechuga y hacer una buena ensalada.

- Si te quedan varios culos de embutidos como lomo, chorizo, queso... puedes picarlos bien y añadírselos a una sencilla pizza margarita. ¡Verás qué rico!

- ¿Tienes media cebolla, un trozo de queso y medio limón perdidos en la nevera? Con estos ingredientes y un poquito de aceite de oliva puedes elaborar una deliciosa salsa para acompañar pasta, pescados o carne.

- Si tienes pan de sobra y se ha puesto duro, rállalo y tendrás pan rallado casero al momento; o puedes añadírselo a un fantástico gazpacho.

Y como éstas hay muchas opciones. Seguro que tú también le echas mucha creatividad a tu cocina para no desperdiciar nada, ¿verdad? Si te animas, nos puedes contar tus trucos en un comentario debajo.


No malgastes ni una gota

Lo mismo que para cocinar, a la hora de lavar los platos, tampoco queremos derrochar ni un euro, por eso nosotros elegimos Somat Oro Gel para el lavavajillas ya que, gracias a su textura gel, se puede dosificar la cantidad justa y no malgastar ni una gota. Además, gracias a su fórmula, Somat gel disuelve inmediatamente sin dejar restos, incluso en ciclos cortos.
Compartir:
Sin comentarios
¡Escribe tu comentario!
Debes estar logineado para comentar. Tu comentario será publicado una vez sea aprobado por el equipo de redacción.
ENVIAR