Cómo limpiar, ordenar y desinfectar la nevera

El frigorífico es uno de los electrodomésticos imprescindibles en tu hogar, ¡así que cuídalo!

Limpiar nevera
Compartir:

La diferencia entre una nevera organizada y una nevera sucia y desordenada es simple: disciplina y conocimiento. A lo primero tendrás que comprometerte tú; acerca de los conocimientos, te damos algunas claves para mantener tu frigorífico limpio y saludable

No olvides que tener la nevera limpia por fuera y, sobre todo por dentro, es sumamente importante porque contiene los alimentos que luego vamos a comer. Por ello, te animamos a dedicarle un poco más de tiempo a su limpieza, ya que puede haber moho y bacterias que no vemos a simple vista.

¿Qué productos usar para limpiar la nevera?

Cómo limpiar y desinfectar la nevera por dentro y por fuera  

¿Cómo quitar el mal olor de la nevera?

Cómo limpiar el acero inoxidable de la nevera

¿Con qué frecuencia debo limpiar el frigorífico? 

¿Cómo limpiar el congelador de la nevera?

Otros consejos para limpiar la nevera

Cómo organizar la nevera


¿Qué productos usar para limpiar la nevera? 

Estos son los productos que necesitarás para limpiar la nevera:

  • Lejía o limpiador a base de oxígeno activo.  
  • Detergente lavavajillas.
  • Estropajo de esponja suave. 
  • Paño seco.  

¿Los tienes todos a mano? Entonces, ya estás list@ para empezar a limpiar la nevera. 


¿Cómo limpiar y desinfectar la nevera (por dentro y por fuera)? 

1) Apaga la nevera. Aunque parezca obvio, muchas veces vamos directos a limpiar sin pensar que la nevera es un electrodoméstico enchufado a la luz y, por tanto, no apagarla podría resultar peligroso. 

2) Vacía la nevera y guarda la comida en un lugar fresco. Si tienes alimentos perecederos en el refrigerador, te aconsejamos que mientras estés limpiando la nevera, los mantengas a una temperatura baja. Puedes hacerlo guardándolos en bolsas isotérmicas o una nevera portátil junto con una hielera. Aprovecha este momento para deshacerte de aquellos alimentos que ya han caducado y llevan días rondando por la nevera. 

3) Saca los compartimentos y los estantes. Aunque pienses que este proceso te va a llevar mucho tiempo, retirar todos los estantes y compartimentos del refrigerador te facilitará el trabajo. Además, también dejará al descubierto rincones que normalmente no son visibles y que, por lo tanto, necesitan más atención.

4) Limpia el interior de la nevera. Ahora que ya tienes la nevera vacía, ¡es hora de limpiarla! Utiliza un estropajo de esponja suave humedecido en agua y lavavajillas. Deja que se seque solo (puedes dejar la puerta abierta) o pasa un paño seco suave. 

5) Limpia y desinfecta las gomas de la puerta. Esta zona, a menudo olvidada, es uno de los lugares donde se acumula más moho. Para evitar o eliminar su presencia, pasa una bayeta humedecida y unas gotas de lejía para desinfectarla completamente.

6) Limpia las piezas individuales. Mientras se esté secando el interior del frigorífico, aprovecha para limpiar todos los compartimentos que habías sacado anteriormente. Puedes fregarlos con agua, jabón y unas gotas de lejía para asegurar su desinfección. Si lo prefieres, los compartimentos pequeños de plástico, como estantes o la huevera, se pueden lavar en el lavaplatos en la mayoría de los casos (si no tienen acabados metálicos decorativos; consulta las instrucciones de tu frigorífico).

7) Limpia el exterior de la nevera. Limpia las puertas, las juntas y los tiradores de apertura con unabayeta húmeda y un limpiador a base de oxígeno activo. Estrella tiene soluciones con lejía y sin lejía que te aseguran limpieza y desinfección. 

8) Por último, vuelve a colocar los estantes, enciende el frigorífico y guarda la comida. 


    ¿Cómo quitar el mal olor de la nevera?

    Si quieres que tu nevera no acumule malos olores, existen soluciones fáciles que los neutralizan como colocar un vaso con bicarbonato o, aún más sencillo, un desodorante neutro para neveras como Croc'Odor. Su fórmula neutra con algas marinas absorbe olores fuertes como el olor de pescado y previene la transmisión de olores entre alimentos.


    Cómo limpiar el acero inoxidable de la nevera

    En el caso de que tu frigorífico sea de acero inoxidable, es preferible que no utilices un desinfectante que contenga lejía, por ello se aconseja limpiarlos con un paño húmedo y un detergente neutro. Este material tiene características especiales, por lo que conviene seguir las instrucciones señaladas por el fabricante a la hora de limpiar tus electrodomésticos.


    ¿Con qué frecuencia debo limpiar el frigorífico?

    Para que las bacterias y los malos olores no se instalen en nuestro frigorífico, es importante mantener una rutina de limpieza. ¿Cada cuánto tiempo? Una vez al mes sería lo ideal para mantenerlo higiénicamente limpio, aunque la limpieza profunda se puede alargar hasta los tres meses. Lo más importante es mantener la limpieza lo máximo posible siendo cuidadosos. Ante posibles goteos o derrames de alimentos, limpiarlos al momento pasando una bayeta húmeda. También ayuda limpiar los botes o tápers antes de meterlos en la nevera. Y, por último, mantener a diario las asas limpias. 


    ¿Cómo limpiar el congelador de la nevera?

    A parte de la limpieza de la nevera, también te recomendamos descongelar y limpiar el congelador dos veces al año. Esto no solo mantiene limpio el compartimento, sino que también ahorra costes de energía.

    Para empezar con la limpieza, en primer lugar, debes desconectarlo de la corriente eléctrica. Después, deja la puerta abierta para que vaya descongelándose poco a poco. Una vez esté todo el hielo deshecho, pasa un estropajo de esponja suave humedecido con agua caliente y detergente. Luego, sécalo con un paño. Cuando esté seco, ya puedes volver a enchufarlo a la luz y cerrar la puerta para que se enfríe. Ve comprobando la temperatura hasta que alcance la deseada y vuelve a introducir los alimentos. ¡Listo! 


    Otros consejos para limpiar la nevera 

    • Elimina el moho inmediatamente. Deshazte de los alimentos afectados por el moho lo antes posibles. Sus esporas pueden propagarse a otros y contaminarlos. 
    • Aprovecha los días en los que no haga demasiado calor para hacer la limpieza de la nevera. De esta forma, no tendrás que preocuparte en exceso por sacar los alimentos fuera de ella.
    • Limpia la nevera unos días antes de ir a hacer la compra. Los días antes de ir a hacer la compra son los días en los que la nevera está más vacía. Aprovecha esos días para hacer la limpieza y así, te ahorrarás trabajo extra a la hora de vaciarla y llenarla de nuevo.  

    Y una vez la tengamos limpia... ¡toca organizarla! 


    ¿Cómo organizar la nevera?


    1) Coloca cada cosa en su lugar. El cajón de las verduras está ubicado donde está por un motivo (recibe la temperatura ideal para conservar estos productos).

    2) ¿Sabías que la puerta es la zona más caliente de la nevera? Por eso se desaconseja poner ahí los huevos o la leche, productos más perecederos. Reserva esta zona para los tarros, latas, etc.

    3) Hablando de tarros... ¡Atento a las fechas de caducidad! Con los productos frescos llevamos un mejor control, porque un día empiezan a tener mal aspecto o huelen. Pero, ¿qué pasa con los tarros de mayonesa, mermelada...? Suelen pasarnos desapercibidos. Como rutina, revisa las fechas de caducidad una vez al mes.

    4) Utiliza recipientes herméticos transparentes para conservar los restos de comida. Mejor que taparlos solo con papel de aluminio.


    En resumen...

    ¿Cómo limpiar y organizar la nevera?

    Limpiar la nevera es más sencillo de lo que parece y al menos, todos deberíamos hacerlo una vez al mes. En primer lugar, asegúrate de desconectarla de la luz. A continuación, vacíala y mantén la comida en un lugar frescoSaca los compartimientos y los estantes y limpia el interior de la nevera con un estropajo de esponja suave humedecido en agua y lavavajillas. Mientras se seca, aprovecha para limpiar las piezas individuales que habrás sacado anteriormente. Por último, no olvides limpiar el exterior de la nevera con unas gotas de lejía o un limpiador a base de oxígeno activo. Coloca los estantes, enciende el frigorífico y guarda la comida en su sitio.

    Compartir:
    1 comentario
    Sanam R.
    24 de octubre
    Me parecen los trucos muy útiles y prácticos. Con Somat Gel Oro es muy fácil limpiar la navera y me encanta como deja la aroma tan agradable. Gracias
    ¡Escribe tu comentario!
    Debes estar logineado para comentar. Tu comentario será publicado una vez sea aprobado por el equipo de redacción.
    ENVIAR