Pizza casera de jamón, parmesano y rúcula

¡Ni congelada ni a domicilio! Cocina tú mism@ la cena. Es muy fácil y rica.
Compartir:
Pizza congelada para cenar? ¡De eso nada! Hoy, ponte un delantal y manos a la masa y verás lo fácil que es preparar pizza en casa... Si tienes peques en casa, además, y los fichas como pinches de cocina, pasaréis juntos una tarde divertida y cenaréis estupendamente.

De jamón y queso, de atún y olivas, vegetal, de carne... existen casi tantas variedades de pizza como personas. Nosotros te proponemos una, pero deja volar la imaginación y añade o cambia cualquier ingrediente.

Ingredientes:

Para la masa: 130 gramos de harina, 25 gramos de mantequilla, agua, aceite de oliva y una pizca de sal.

Elaboración masa:

Para hacer la masa, primero mezcla la harina con la sal en un recipiente amplio. Haz un volcán en el centro y añade la mantequilla y el aceite. Remueve y ve añadiendo el agua necesaria para obtener una masa consistente y lisa que se desprenda de las paredes del cuenco. Espolvorea esta masa con harina y déjala reposar unos 30 minutos envuelta en film y en la nevera.

Elaboración de tu pizza:

Espolvorea con harina la superficie de trabajo donde trabajarás la masa. Con un rodillo, estira la masa lo más fina que puedas, dándole la forma típica de pizza.

Engrasa con un poco de aceite o mantequilla la bandeja del horno y presenta la masa encima. Ayúdate del rodillo para desplazar la masa a la bandeja.

Y ahora llega la creación. Pinta la masa con una base de tomate frito (puedes dejarlo listo con anterioridad). Pon un poco de mozzarella encima, unas lonchas de jamón serrano y unas lascas de queso parmesano, y espolvorea orégano. Métela en el horno a unos 180 grados durante 10-15 minutos (cuando veas que la masa coja color).

Retira, añade unas hojas de rúcula fresca y espolvorea unas lascas más de queso parmesano, en crudo, para darle frescor a la pizza.

¿No te parece una mezcla deliciosa?


¿Manchas de tomate durante el cocinado?

¡No sufras! Si quieres eliminarlas completamente aplica un chorrito de detergente en gel sobre la mancha antes de lavarla. Después, mete la prenda en la lavadora con un detergente como WiPP Express fórmula Acción en Frío. Gracias a esta nueva fórmula, el detergente WiPP ofrece limpieza total incluso en agua fría. Siempre que sea posible, utiliza un programa de lavado largo para asegurar el éxito total.
Compartir:
Sin comentarios
¡Escribe tu comentario!
Debes estar logineado para comentar. Tu comentario será publicado una vez sea aprobado por el equipo de redacción.
ENVIAR