Tronco navideño de chocolate

¡Un postre tradicional y fácil para chuparse los dedos!
Compartir:
El Tronco de Navidad es una sabrosa tradición navideña desde hace siglos, aunque no nació como postre. Originalmente consistía en un tronco de verdad que se decoraba y se dejaba arder en la chimenea durante todo el día de Navidad.

En el siglo XIX, la tradición pasó al mundo de la repostería con este delicioso postre.
Si os animáis a prepararlo, seguro que triunfáis en los próximos días, con ocasión de la cena de Nochebuena o en la comida de Navidad...¡o cualquier día para merendar en casa! Y es tan fácil que puede prepararse con los peques en una tarde de cocina familiar.

Ingredientes:

Para el bizcocho: 80 gramos de azúcar, la ralladura de medio limón, 80 gramos de harina de repostería, tres huevos y una cucharilla de levadura.

Para el relleno: 200 ml de leche, dos cucharadas de harina de maíz, dos huevos, 150 gramos de azúcar y 70 gramos de mantequilla

Para la cobertura: 50 gramos de mantequilla y 400 gramos de chocolate para fundir.

Elaboración:

1) Separa las yemas de los huevos y mézclalas en un recipiente con el azúcar y la ralladura del limón hasta que quede una mezcla cremosa. Tamiza la harina con la levadura por encima y mezcla bien. Por otro lado, monta las claras a punto de nieve e incorpóralas, envolviendo todo con cuidado.

2) Forra una bandeja de horno con papel vegetal y extiende la masa por la superficie, dándole forma rectangular. Con el horno precalentado, hornea durante 15 minutos a 200º (el bizcocho no se debe llegar a dorar).

3) Retira el papel de hornear y enrolla la plancha plana de bizcocho con la ayuda de otro papel vegetal y deja que se enfríe así. Hacerlo cuando aún está tempaldo te ayuda a darle la forma sin que se rompa.

4) Para el relleno, haz una crema pastelera diluyendo la harina de maíz en la leche y añadiendo los huevos y el azúcar. Llévalo a cocinar, remueve bien hasta que espese y retíralo del fuego. Agrega la mantequilla y mezcla todo bien. Deja enfriar.

5) Desenrolla con cuidado el bizcocho que teníamos reservado para rellenarlo con la crema pastelera. Extiéndelo bien con una espátula y después vuelve a enrollarlo.

6) Para hacer la cobertura, funde el chocolate junto con la mantequilla al baño maría. Cubre toda la superficie con el chocolate aún caliente y haz surcos en el tronco con un tenedor, para darle la textura de un tronco. Conserva en al nevera hasta el momento de servirlo.

La decoración de este postre admite múltiples variantes, por ejemplo, puedes echar azúcar glass por encima, como si hubiera nevado, o colocar unas guindas. ¡Los niñ@s seguro que tienen mil ideas para darle su toque personal al tronco más navideño!
Compartir:
1 comentario
Ana Maria Barranquero
4 de diciembre
Que buena pinta estará buenisimp
¡Escribe tu comentario!
Debes estar logineado para comentar. Tu comentario será publicado una vez sea aprobado por el equipo de redacción.
ENVIAR