5 trucos para una buena limpieza facial

Es quizás la rutina más básica pero la más olvidada. ¡Cuida tu piel!

Aunque lo hemos oído cientos de veces, muchas mujeres no prestamos la atención que merece al ritual de la limpieza del cutis.

Una buena limpieza es el primer paso para tener una piel sana, y eso se traducirá en belleza. Hemos resumido en 5 pasos básicos lo que consideramos necesario para una buena limpieza facial.

1) Limpiar la piel es imprescindible al irse a dormir. Y en función de tu tipo de piel, ¡también al levantarse!

Al finalizar el día, debemos limpiar la piel para retirar el maquillaje y otras partículas con las que nuestra piel ha estado en contacto. Este paso es muy importante, porque dejamos que la piel respire y esté lista para regenerarse durante la noche.

La pieles más grasas agradecen un ritual de limpieza matutino para eliminar el resto de sebo, sudor?€? generado por la noche.

2) Elige un producto limpiador acorde a tu necesidad y gustos.

A día de hoy, tenemos muchos productos limpiadores a nuestra disposición, en texturas diferentes (leche limpiadora, tónico, agua micelar, mousse...), entre las que seguro encontrarás la más cómoda para ti. Al aplicar el producto, recordar usarlo desde el centro del rostro hacia fuera, con las yemas de los dedos y movimientos suaves.

3) Hacer hincapié en la zona T: frente, nariz y barbilla.

En las zonas más grasas del rostro, con más tendencia a la aparición de granitos, sudor... hay que insistir más.

4) Ojo con el contorno de ojos.

Al limpiar el rostro, debemos tener especial cuidado con el contorno de los ojos. La piel allí es extremadamente frágil y sensible, por lo que no hay que estirar en exceso la piel.

5) Agua fría para terminar.

Utiliza agua tibia para el proceso de limpieza pero, para el aclarado final, utiliza agua fría porque ayuda a cerrar los poros. Al secar la piel, no aprietes con fuerza la toalla: al contrario, da suaves golpecitos por la cara.


Consejo extra: Una vez por semana, limpia tu cara con productos exfoliantes y mascarillas. Aplícate primero un exfoliante suave, dándote un suave masaje con las yemas de los dedos o una esponjita. Aclara con agua fría para conseguir un efecto tonificante. Este proceso regenera la epidermis eliminando las células muertas y favorece la mejor absorción y acción de los productos que utilices después.
Valora el artículo
Marca como favorito
Escribe un comentario

Tu comentario será publicado una vez sea aprobado por el equipo de redacción.

Comentarios de otros usuarios
Ana Maria

Me he hecho la limpieza y después me he puesto DIADERMiNE Expert Rejuvenecedor. Es estupenda os animo a que la probeis

07 de julio
Quizás también te interesa...

Cupones

Elige tus descuentos e imprímetelos en casa. ¡Ahorra desde hoy mismo!

Lotes

Consigue cada mes lotes de productos gratis
Intercambia tus mejores consejos de belleza, para el hogar y recetas por lotes de productos.