Cómo lavar la lavadora

Compartir:

¿Sabías que la lavadora es un nido para los gérmenes porque les encanta la humedad? Además en es donde crecen y se reproducen, por eso es muy importante tener una lavadora limpia. Cuando la ropa o la lavadora huelen a humedad es porque tenemos gérmenes en ella. Y también por eso tenemos esas manchas negras, moho y hongos, en el cajetín o la goma de la puerta. Una lavadora que no esté limpia interfiere directamente en el rendimiento del electrodoméstico y además puede dejar manchas en la ropa.

Cuidar la lavadora es fácil.
Sólo hay que seguir una serie de pasos y convertirlos en una rutina, como la de lavar y tender la ropa después de cada lavado.

Dejar el tambor abierto tras cada lavado. El primer consejo básico para tener una lavadora fresca, limpia y con buen olor es dejar el tambor abierto después de cada lavado. Evitará que la humedad se concentre y que se forme moho en la goma. Si es posible también es aconsejable dejar el cajetín abierto.

Limpieza del electrodoméstico. Es muy importante que tanto la goma de la puerta como los filtros  y el cajetín estén limpios. Saca el cajetín del detergente para lavarlo con lejía y eliminar los restos de productos que quedan en él. Pasa una bayeta húmeda por la goma de la puerta y elimina el exceso de humedad y moho. No te olvides del filtro. Las mismas instrucciones del aparato te indicarán cómo quitarlo para limpiarlo.

Lavar la lavadora. Para lavar la lavadora y evitar los restos de suciedad en el tambor, tendrás que elegir un programa de agua caliente y llenar el cajetín del detergente con lejía Neutrex. Programa el lavado y deja que la lavadora actúe. Al no haber ropa de por medio, las propiedades de la lejía harán que la limpieza y desinfección sean máximas. En el mismo momento en el que abras la lavadora después del programa, sentirás el olor a limpio. Lo ideal es que se haga como si fuera un mantenimiento del electrodoméstico, una vez cada dos meses. Otra buena costumbre es añadir Neutrex con lejía en los lavados de los trapos de cocina y bayetas. Te ayudará a prevenir la proliferación de microorganismos en tu lavadora.

Los fabricantes aconsejan también cerrar la llave de paso para evitar que suciedad o exceso de agua pase a los tubos y tambor de la lavadora.

Con esta serie de sencillos pasos, que sólo tendrás que incorporar a tu rutina de lavado y la utilización de productos que garantizan la máxima limpieza y desinfección como la lejía Neutrex con lejía, tendrás una lavadora que te durará muchos años.



RESUMIENDO:

Cómo lavar la lavadora


La lavadora es uno de los lugares en que los gérmenes se instalan dentro de tu casa: la humedad y las altas temperaturas convierten a tu aparato en el lugar ideal para que bacterias y hongos crezcan. ¿Cómo eliminarlos? Fácil. Sigue estos consejos para tener tu lavadora limpia: deja siempre el tambor abierto después de cada lavado, limpia a conciencia el cajetín del detergente, la goma de la puerta y el filtro cada cierto tiempo y cierra la llave de paso después de cada lavado, así evitarás que la cal y las bacterias se acumulen. Otro truco es lavar la lavadora. Utiliza lejía Neutrex en un programa de agua caliente y deja que la lavadora realice un lavado sin carga. ¡Los resultados se verán a simple vista!


Compartir:
1 comentario
Cristina Luongo Trotta
14 de noviembre
Hoy me han enseñado a como lavar la ropa negra y como se debe secar muchas gracias
¡Escribe tu comentario!
Debes estar logineado para comentar. Tu comentario será publicado una vez sea aprobado por el equipo de redacción.
ENVIAR