Pon a punto tu terraza, ¡es hora de disfrutar!

Con el buen tiempo, acondiciona la zona exterior y conviértela en tu lugar favorito del hogar.
Compartir:

Con los primeros rayos de sol del día y con los últimos al atardecer, el balcón, el patio o la terraza de nuestros hogares, por modestos que éstos sean, pueden convertirse en espacios de lo más placenteros. Un lugar para desconectar de la rutina diaria, leer un libro, tomar el sol o montar cenas con los amig@s.

Por eso, si en los últimos meses habías dejado algo “abandonado” este lugar como el sitio para tender la ropa o almacenar cosas, te invitamos a que lo recuperes para tu disfrute y el de tu famita ahora y durante los próximos meses. ¡Comienza nuestra puesta a punto!

1. Lo primero de todo, limpiar y acondicionar

Durante los meses de invierno, el balcón o terraza han estado expuestos a distintos fenómenos atmosféricos, así que es normal que esté algo estropeado. Revisa las paredes por si hay alguna mancha y las barandillas por si ha aparecido algo de óxido. Si es así, retira el polvo con una bayeta mojada y unas gotas de lejía, y una vez seca, es conveniente lijar la zona o la barandilla entera para eliminar el óxido. Después, dale una pasada con pintura anticorrosiva y antioxidante, que no sólo a protegerá durante meses, sino que dará un aspecto renovado a toda la terraza.

2. Suelos listos para disfrutar

Empieza por eliminar el polvo y suciedad superficiales barriendo toda la terraza. Pon atención a las esquinas, donde siempre se acumula suciedad difícil de eliminar. Una vez hayamos barrido, friega el suelo con agua templada y un chorrito de lejía Conejo, para limpiar y desinfectar. Si en las esquinas y en los huecos entre baldosas queda aún suciedad, prueba a eliminarla echando una gota de lejía, dejando actuar unos minutos y frotando después con un cepillo de cerdas de plástico gruesas.

3. Mobiliario como nuevo

Si ya dispones de piezas de mobiliario de otros años, no hay por qué comprar nuevos. Sólo hay que repensarlos y sacarles todo el partido, incluso si están algo desmejorados por la acción del clima en ellos. Si los muebles son de madera, puedes darles una capa de barniz o pintura. Incluso, si alguna pieza del mobiliario está desconchada, puedes repararlo tú mismo con la Barrita Arreglatodo de Pattex. Con esta masilla, puedes rellenar y recomponer pequeños agujeros e imperfecciones. Al secarse, la mezcla endurece como una piedra y puede lijarse y pintarse fácilmente.

Si tienes mesas o sillas de plástico o similar, puedes aplicar Estrella Oxygeno Activo para quitar la capa de suciedad y, ayudándote de una bayeta de microfibra, hacer hincapié en los recovecos que es donde más polvo se suele acumular.

4. El jardín de la alegría

¿Qué hay más alegre que decorar con flores y plantas? Si ya tienes macetas en tu balcón o terraza, empieza por liberarlas de las hojas secas y el polvo que hayan podido acumular. También deberías observar el estado de la tierra para fertilizarla de nuevo, ya que después de los meses de frío, el calor al que estarán expuestas en los próximos meses también las puede estropear.

5. El toque más personal

Finalmente, una vez lo importante está resuelto, es momento de explayarte con los detalles. Elige textiles coloridos para tus momentos en la terraza: fundas y almohadas para hamacas y sillas, mantelerías originales para las cenas veraniegas… Mejor si son de tejidos sintéticos o tratados con teflón, ya que son resistentes al sol y a la lluvia. ¡Y ponle tu toque personal!

Con un poco de atención y cuidados, la terraza puede convertirse en un rincón especial para relajarnos o disfrutar de una buena charla con amigos esta primavera. No dejes pasar más tiempo: ahora es el mejor momento para acondicionarla.
 

Fuente: http://www.desinfeccionylimpieza.com

Compartir:
Sin comentarios
¡Escribe tu comentario!
Debes estar logineado para comentar. Tu comentario será publicado una vez sea aprobado por el equipo de redacción.
ENVIAR