Turrón, chocolate... ¡y a lavarse los dientes!

Comer dulces en Navidad está permitido, pero con moderación y sin olvidar los buenos hábitos dentales.
Compartir:


El turrón, los polvorones, el mazapán… suelen estar elaborados con frutos secos y azúcar, una mezcla rica en grasa, muy energética y, por tanto, suelen ser muy calóricos. Entonces, ¿debemos evitar que los niñ@s coman este tipo de postres? La respuesta pasa por aplicar el sentido común: conviene comerlos en pequeñas dosis.


Evitar la tentación

La mejor manera para conseguir que los niños no se “pasen” es no dejar a su alcance (ni a la vista) la bandeja de los dulces y ofrecerles solo después de las comidas, y no todos los días. Por supuesto, convendría que los adultos diéramos ejemplo y siguiéramos esta misma rutina (¿difícil verdad?).

Primero el turrón, después el cepillo

En su justa medida, todo es bueno, pero no está de más recordar que no hay que descuidar los buenos hábitos de limpieza.

1) Cepillarse los dientes después de cada comida es esencial. Sé especialmente vigilante con los peques, puesto que ell@s no tienen por costumbre ir a cepillarse los dientes después de cada “chuchería” que comen.

2) Utilizad para ello un cepillo y una pasta de dientes adecuadas: los dentífricos para niños están especialmente formulados para cuidar su esmalte, ya que contienen menor dosis de flúor. Echa un vistazo a las variedades de Licor del Polo Junior, que además son dentífricos que incluyen calcio para reforzar los dientes de los más peques desde edades tempranas. ¡Haz clic aquí para ver sus sabores y recomendaciones!

3) Prevenir antes que curar: Si crees que los peques puedan tener alguna caries, no estaría de más visitar al dentista para una revisión antes de las fiestas. Un empaste a tiempo puede ahorrar un disgusto comiendo turrón en estas fechas.


Y un último consejo para papás: además de controlar el consumo de dulces propios de estas fechas, también es importante que tengáis en cuenta que los zumos o las bebidas carbonatadas (refrescos) deben limitarse a los peques, puesto que contienen ácidos que atacan directamente sobre el esmalte.

Así pues, intentad equilibrar estos días el consumo de este tipo de alimentos y recordad que vosotr@s sois el principal modelo a seguir, así que dad ejemplo en vuestra rutina de cuidado buco-dental.

Fuente: Licor del Polo Junior

Compartir:
Sin comentarios
¡Escribe tu comentario!
Debes estar logineado para comentar. Tu comentario será publicado una vez sea aprobado por el equipo de redacción.
ENVIAR