¿Qué es la contaminación cruzada y cómo evitarla?

Compartir:
Una buena limpieza de la cocina y sus utensilios, lavarse las manos y cocinar a más de 70 grados evitan que los alimentos se contaminen.

Cortar el pan con el mismo cuchillo con el que acabas de filetear la carne o poner el pollo crudo al lado de los tomates mientras reúnes los ingredientes para la receta que vas a cocinar son gestos cotidianos que, en realidad, pueden estar favoreciendo la contaminación cruzada. Ésta no es otra cosa que la transmisión de microorganismos de un elemento contaminado (normalmente, los alimentos crudos) a otro que no lo está. Para evitar que ésta se produzca, solamente es necesario seguir unos sencillos pasos que garantizarán que tu comida está libre de todo tipo de gérmenes indeseados.

Antes de cocinar, procura que la cocina y los utensilios que vas a necesitar estén limpios y desinfectados. En esta tarea, las lejías Estrella 2en1 o Conejo son de gran ayuda, al ser capaces de destruir bacterias, virus y hongos. También podrás utilizar Conejo para la desinfección de frutas y verduras, siguiendo las indicaciones de su etiqueta. A continuación, y antes de comenzar a manipular la comida, lávate bien las manos, ya que en ellas se llegan a acumular numerosos gérmenes que es preciso eliminar antes de cocinar o comer.

Usa tablas de corte y utensilios distintos para cada tipo de alimento. No despieces un pollo crudo en la misma tabla en la que picas la cebolla para la ensalada, ya que aunque le pases agua siempre pueden quedar restos. Es recomendable una tabla para la carne, otra para el pescado y una más para las verduras.

Cocina a más de 70 grados centígrados, puesto que hacerlo destruye prácticamente todas las bacterias nocivas, como el E.coli o la salmonela, que pueden encontrarse en carnes rojas y de ave, huevos... Del mismo modo, mantén los productos que lo precisen a menos de cinco grados en tu nevera. La temperatura del frigorífico debe oscilar entre los dos y los cuatro grados para una óptima conservación de los alimentos.

Después de cocinar, vuelve a limpiar y desinfectar la zona que has estado utilizando. Para asegurarte de que no quedan gérmenes en tu cocina, utiliza lejía Estrella, desinfectante universal por excelencia, que además es eficaz contra los malos olores causados por hongos y otros microorganismos. ¡Y adiós a los gérmenes de tu cocina!



Resumiendo:

Qué es la contaminación cruzada y cómo evitarla



La contaminación cruzada consiste en la transmisión de microorganismos de un alimento contaminado (normalmente crudo) a otro que no lo está. Evitarla es importante para la salud y para ello, las lejías Estrella 2en1 y Conejo son una gran ayuda, ya que te permiten limpiar y desinfectar los útiles de cocina, acabando con virus, bacterias y hongos. Asimismo, lávate bien las manos antes de manipular la comida, utiliza tablas de corte y utensilios diferentes para cada tipo de alimento y cocina a más de 70 grados. Al acabar de cocinar, recuerda volver a desinfectar la zona que has estado utilizando y olvídate de la contaminación cruzada.

Como puedes comprobar, es fácil que se produzca la contaminación cruzada en nuestra cocina pero también es muy sencillo evitarla. Basta con seguir estos consejos y ¡no te preocupes por los gérmenes!
Compartir:
Sin comentarios
¡Escribe tu comentario!
Debes estar logineado para comentar. Tu comentario será publicado una vez sea aprobado por el equipo de redacción.
ENVIAR