¿Gripe en casa? Trucos de limpieza para evitar contagios

Una correcta desinfección puede evitar que el virus se propague en casa.
Compartir:

No cabe duda de que la gripe está en pleno apogeo estos días y el frío, la nieve y el mal tiempo de los últimos días no ayuda a que desaparezca. Seguro que muchos de los que nos estáis leyendo estáis ahora mismo con algún miembro de la familia afectado por la gripe.

En este artículo os damos algunos consejos de limpieza básicos para mantener a raya los virus en vuestro hogar y evitar, en la medida de lo posible, que estos se contagien a otros miembros de la familia.

1) "Aislar" al enfermo

El virus de la gripe se contagia cuando la persona enferma tose o estornuda, pero también se expande a través de las superficies que toca. Por ello, los expertos aconsejan mantener lo más aislado posible al enfermo dentro de casa, en una habitación separada, y si tienes la suerte de tener más de un baño en casa, mejor dejarle a esa persona el uso exclusivo de uno de ellos. Reduce la exposición del resto de los miembros del hogar.

2) Desinfectar bien la superficies

Como decimos, el virus de la gripe se contagia también por tener contacto con superficies que haya tocado alguien enfermo. Hay que prestar atención especial a aquellas superficies de la habitación y baño que haya usado esa persona. Lo más aconsejable es limpiar usando lejía, el mejor producto para desinfectar superficies. Puedes usar lejía Estrella, capaz de destruir virus como el del resfriado, bacterias y hongos; así como los malos olores ocasionados por estos. Úsala aplicando con una bayeta sobre mesas, encimeras, pomos de las puertas, interruptores, mandos a distancia, etc. ¡Y muchas precaución en el baño! (mira el siguiente punto).

3) Atención especial en el baño (especialmente si solo tienes uno)

No deben compartirse nunca toallas de mano o ducha con la persona enferma. En esos días de gripe, los expertos aconsejan incluso usar toallitas de papel desechables, para evitar que el virus se quede sobre el tejido de la toalla. Eso sí, vacía la papelera con esas toallitas y los pañuelos de papel al menos una vez al día.  Además, apartad el cepillo de dientes de la persona afectada de los cepillos del resto de la familia.

4) No propagues los gérmenes sin querer

Ten cuidado de no propagar los gérmenes involuntariamente usando los mismos trapos y bayetas que utilizas para limpiar la habitación o el baño del enfermo por el resto de la casa. Mejor, después de limpiar las zonas más expuestas, echarlos a lavar con un chorrito de lejía Neutrex. Además, se deben vaciar las papeleras con restos de pañuelos de papel a menudo.

5) Ventilar la casa

Cada día, abriendo unos diez minutos. Los entornos muy cálidos pueden ser un caldo de cultivo para los virus. También es importante controlar la humedad en el ambiente, porque la sequedad hace tus vías respiratorias más vulnerables.

6) El consejo más básico, pero a menudo el más olvidado: lavarse las manos con frecuencia.

Tan importante como mantener el hogar limpio es lavarse las manos regularmente antes de comer, después de ir al baño, al llegar a casa de la calle... Para acabar con los gérmenes, utiliza agua templada y jabón y frota bien durante al menos 20 segundos.



Compartir:
Sin comentarios
¡Escribe tu comentario!
Debes estar logineado para comentar. Tu comentario será publicado una vez sea aprobado por el equipo de redacción.
ENVIAR