Prohibido aburrirse en verano

Las vacaciones son el mejor periodo para que los niñ@s descansen, jueguen y no dejen de aprender.
Compartir:

En vacaciones también aprenden

Tras todo un curso, los niños necesitan descansar de rutinas. Eso no quiere decir que los niñ@s pasen a estar inactivos, sino que sólo se aparcan actividades más estructuradas y dirigidas por otras que surgen por su propia iniciativa, con su juego espontáneo, que también desarrolla la inteligencia.

Según los expertos, este periodo es muy propicio para fomentar aprendizajes de autonomía en ellos como, por ejemplo, enseñarles a lavarse solitos los dientes. Si quieres ponerlo en práctica, id a comprar juntos un cepillo de dientes que le guste y un dentífrico especial para su edad, como Licor del Polo Jr. Su simpática mascota y su sabor encantan a los niñ@s y su fórmula con calcio y flúor cuida sus dientes, lo que buscan las madres y padres.

Otras tareas de autonomía que pueden empezar a aprender en verano, con tiempo y paciencia, es a atarse los cordones solo, a usar el cuchillo y el tenedor correctamente o preparar algún postre sencillo.

Diversión pero también descanso

La oferta de actividades infantiles en este periodo es muy variada. Desde cursos de música a estancias en campamentos, pasando por actividades gratuitas en bibliotecas municipales. Todas estas diversiones son muy enriquecedoras para los peques porque les ayudan a socializar con otros niñ@s.

Cuando estén en casa, podemos hacer que se relajen con actividades más tranquilas. Por ejemplo, haciendo manualidades. Dibujar y pintar son tareas que requieren concentración y les relajan.

También podéis subir la dificultad de la actividad y hacer, por ejemplo, un collage con las revistas viejas que tengáis por casa y un poco de pegamento en barra Pritt. Podéis encontrar muchas ideas, una para cada día del verano, en la web de Pritt: www.prittworld.es.

Con la distensión del verano, es también un buen momento para enseñarles a participar en algunas de las tareas habituales en casa, como tender, doblar la ropa, clasificar y guardar los alimentos al volver de la compra, meter los platos en el lavavajillas… Con estas pequeñas lecciones, aumentará su autonomía personal y ell@s se sentirán muy bien ayudando en casa.

Como ves, el verano para los niñ@s no sólo son tres meses de diversión antes de la vuelta al cole, sino que es un excelente oportunidad para que sigan aprendiendo y, además, se diviertan.
 

Fuente: http://www.guiainfantil.com

Compartir:
Sin comentarios
¡Escribe tu comentario!
Debes estar logineado para comentar. Tu comentario será publicado una vez sea aprobado por el equipo de redacción.
ENVIAR