Cómo limpiar el teclado del ordenador correctamente

¿Con polvo, resto de migas y con un aspecto general ligeramente grasiento? Si el teclado de tu ordenador está así, no solo es estéticamente desagradable, sino que también es poco higiénico. Con estos consejos, la limpieza del teclado de tu PC será tarea fácil. Porque, créenos, es simplemente cuestión de minutos.


¿Por qué deberías limpiar el teclado?

El teclado de nuestro ordenador de mesa o portátil está expuesto a todo tipo de sustancias: además del polvo, con el tiempo, el sudor y los residuos de la piel o los restos de comida también se acumulan entre las teclas. Esto no solo es desagradable para la vista, sino que también es extremadamente antihigiénico ya que es el entorno perfecto para que en nuestro teclado convivan gérmenes, virus y bacterias. 

Y seamos honestos: ¿con qué frecuencia te tocas, por ejemplo, la cara mientras estás con el ordenador? ¿Y comes de vez en cuanto mientras estás usándolo? Eso por sí solo ya sería motivo suficiente para incluir el teclado en la rutina de limpieza habitual. Pero es que, además, si mantienes tu teclado limpio y en óptimas condiciones, puedes extender su vida útil.


Cómo limpiar el teclado en tres pasos


 1. Retira las migas del teclado

        Antes de abordar la suciedad de tu teclado, debes apagar tu PC u ordenador portátil y desenchufarlo. Si se trata de un teclado de portátil, es recomendable retirar la batería (si es posible). 

        El primer paso es poner el teclado (o el portátil) boca abajo y agitar, golpeando suavemente, para que caiga la suciedad más gruesa. 


        2. Limpieza a fondo entre teclas

            El segundo paso consiste en una limpieza más a fondo en seco y la puedes hacer de diferentes formas:

            • Los cepillos pequeños para limpiar los espacios interdentales pueden servirte para limpiar el teclado. Un pincel fino también puede ayudarte en esta tarea de limpieza. Los hisopos de algodón funcionan bien para limpiar los espacios entre las teclas, pero no los podrás adentrar debajo de las teclas.
            • La masa limpiadora para teclados, es un limpiador especial, ligeramente viscoso, con una textura similar a la plastilina para niños. Esta penetra en los rincones más pequeños del teclado, captando la suciedad más minúscula. Puedes encontrarla en tiendas minoristas especializadas.
            • Hay un truco simple para una limpieza rápida de los huecos del teclado: ¡notas adhesivas (comúnmente llamados "post-it")! Las clásicas notas adhesivas se pueden encontrar en casi todos los escritorios y, con su superficie adhesiva, ofrecen una práctica ayuda para liberar del polvo los espacios entre las teclas. Para conseguirlo, pega una de estas notas con el lado adhesivo hacia abajo en el extremo izquierdo de una fila de teclas y tira lentamente hacia la derecha. Verás cómo la suciedad más fina se adhiere a la banda adhesiva.
            • Si el trabajo manual crees que te llevará demasiado tiempo, también puedes utilizar la aspiradora para limpiar el teclado siempre que tengas un accesorio de cepillo pequeño para este fin. No obstante, te recomendamos configurarlo a la potencia más baja permitida para no succionar accidentalmente las teclas. 


            3. Limpiar el teclado con un paño húmedo

              Si tu teclado no solo tiene migas y restos de polvo, sino también está manchado y con aspecto grasiento, te recomendamos utilizar un paño húmedo para completar la limpieza. Este método también ayuda a limpiar los teclados amarillentos. Lo mejor es usar un paño de microfibra suave (Ballerina, por ejemplo), pero también puede usar cualquier otra bayeta que no suelte pelusa. Además del agua tibia, lo mejor es utilizar un limpiador de cristales (por ejemplo, Tenn Brillante Espuma Cristales y Superficies) o un limpiador desinfectante para todo uso (por ejemplo, Estrella Oxygeno Activo). No obstante, te recomendamos no rociar el producto directamente sobre las teclas; aplica una pequeña dosis en el paño o bayeta. De lo contrario, la humedad puede penetrar profundamente en el teclado y causar daños. Un hisopo de algodón ligeramente humedecido es ideal para los espacios intermedios. Después de limpiar el teclado con un paño húmedo, sécalo con cuidado con un paño seco.

              Tras esta limpieza profunda (que no te lleva más de 5 minutos), el teclado del ordenador estará higiénicamente limpio y listo para darte el mejor servicio.

              ¿Te gustó este artículo?

              *Recuerda que debes estar logineado para comentar.
              Tu comentario será publicado una vez sea aprobado por el equipo de redacción.
              Síguenos