¡

Regar las plantas durante las vacaciones

Las maletas ya están hechas, las mascotas al cuidado de un familiar y ya tienes organizada toda la documentación del viaje...¡que empiecen las vacaciones! Pero...¡Oh, no! ¿Qué hacemos con las plantas? Tranquilidad, no hace falta que comprometas a nadie pidiéndole que pase a regar tus plantas mientras estés fuera. Hemos recopilado una serie de métodos y trucos caseros que mantendrán tus plantas hidratadas en tu ausencia. Toma nota.

Trucos para regar las plantas durante las vacaciones

Llevas meses, o incluso años, cuidando de tus plantas, por lo que lo último que quieres es echarlas a perder por marcharte unos días de casa.  No te preocupes. Afortunadamente, existen muchos métodos caseros de autorriego, fáciles de aplicar, con los que tus plantas podrán cuidarse solas mientras tú te lo pasas a lo grande. 

1: Botella de plástico

Con este truco, vamos a reutilizar una botella de plástico que tengas por casa. Haz tres agujeros pequeños en el tapón (puedes necesitar la ayuda de una aguja o un clavo calientes para ello) y llena la botella de agua. Vuelve a taparla y colócalo todo boca abajo, enterrado ligeramente en la maceta. Este sistema por goteo es de lo más sencillo y aportará agua durante unos cuantos días.

2: Platito

Este método para regar las plantas durante las vacaciones también es realmente fácil, pero resulta más adecuado en el caso de plantas que no necesitan tanta agua, como los cactus y las suculentas. Requiere una maceta de desagüe (una maceta con agujeros en la base) y un platito algo más grande que la maceta. Coloca la planta sobre la maceta de desagüe, asegurándote de que la tierra toque la base de la maceta para que el agua se absorba en dirección ascendente. Llena el platito con agua y coloca la maceta de desagüe en el platito. La planta absorberá el agua cuando necesite hidratarse.

3: Cuerda o cordón de algodón

Este método es perfecto si vas a estar fuera durante un período prolongado de hasta 3 semanas. Primero, asegúrate de regar la planta. A continuación, coge una jarra de cristal o un jarro y llénalo de agua (asegúrate de no colocarlo en un lugar en el que incida la luz solar directa). Corta varios trozos de cuerda (asegúrate de que la cuerda sea resistente al agua - lo ideal sería una cuerda de algodón o nailon) lo bastante largos para que lleguen de la tierra al agua. Introduce un extremo de la cuerda a una profundidad de algo más de 1 cm en la tierra de forma que quede bien fijada y, después, coloca el otro extremo en el interior de la jarra de vidrio o del jarro. La ventaja de este sistema por goteo es que puedes regar varias plantas a la vez durante las vacaciones, haciendo que salgan varios trozos de cuerda del jarro o la jarra y que vayan a diferentes macetas. 

4: Bolsa de plástico

¡Con este método construirás un pequeño invernadero que podrá mantener tus plantas vivas durante unos meses! Comienzas regando la planta y, a continuación, coloca cuatro palos de madera en la maceta (uno en cada "esquina") asegurándote de que sean algo más altos que la planta. El siguiente paso es encontrar una bolsa de plástico que pueda cubrir toda la planta y sea transparente (para dejar pasar la luz). Con suerte, los palos de madera evitarán que la bolsa toque las hojas. A medida que el agua se vaya evaporando, esta se acumulará en la parte superior de la bolsa y caerá de nuevo sobre la planta, manteniéndola constantemente hidratada.

Ahora que ya estás listo para regar las plantas durante las vacaciones, ¡es tiempo de disfrutar!

Si eres un amante de las plantas como nosotros, no dejes de echar un vistazo a nuestros artículos Plantas de interior: cómo cuidarlas como un profesional  o  Cómo convertir una rueda de bici en tu propio huerto vertical.

¿Te gustó este artículo?
*Recuerda que debes estar logineado para comentar.
Tu comentario será publicado una vez sea aprobado por el equipo de redacción.
1 comentario
Begoña E.
8 de junio de 2022
Lo sé la bolsa de plástico no lo había oído nunca, habrá que probar
Síguenos