Cómo limpiar una freidora

¿Se te cae la boca agua al pensar en unas crujientes croquetas? Para asegurarte de que las frituras que preparas en casa tengan siempre un magnífico sabor, es importante limpiar la freidora con regularidad. Este artículo te muestra cómo limpiar una freidora en casa con productos de los que ya dispones.

¿Por qué deberías limpiar la freidora?

Puede en algunos restaurantes o establecimientos de fast-food hayas notado un ligero olor a rancio al pasar. Esto suele significar que el aceite de freír lleva tiempo sin cambiarse. La grasa antigua se reconoce por su olor, color y por la forma en la que forma burbujas en la superficie. Si el aceite es reciente, verás unas burbujas grandes y transparentes, y este tendrá un color amarillo. Cuanto más antiguo sea el aceite, más espuma harán las burbujas. Además, su olor es rancio y tiene un color oscuro. Y si no cambias el aceite de freír regularmente, ello afectará al sabor de lo que sea que estés friendo y comenzarás a notar que despide un olor desagradable. Nada apetecible, ¿verdad?

¿Con qué frecuencia debes limpiar la freidora?

La frecuencia con la que cambiar el aceite de tu freidora depende de la frecuencia con la que la utilices y de lo que frías en ella. Generalmente, si la usas una o dos veces por semana, deberías cambiar el aceite y limpiar la freidora una vez al mes. 

¿Qué necesitas para limpiar la freidora?

Ten preparados los siguientes utensilios para limpiar tu freidora:

  • Servilletas de papel o papel de cocina
  • Líquido lavavajillas
  • Guantes desechables
  • Vinagre
  • Recipientes que resistan el calor
  • Embudo
  • Cepillo lavavajillas
  • Paños

Cómo limpiar una freidora y eliminar el aceite 

Sigue estas instrucciones para limpiar tu freidora. 

Importante: antes de empezar, asegúrate de que la freidora está apagada y no conectada a la corriente. Además, es recomendable poner papel de periódico o paños en la zona donde vas a limpiar ese aparato, para evitar ensuciar mucho la cocina.

Paso 1: Eliminación del aceite de freír antiguo

Espera hasta que el aceite se haya enfriado y esté tibio o frío. Nunca viertas el aceite por el desagüe; deposítalo en recipientes sellables que puedan reciclarse llevándolos a los puntos de reciclaje dispuestos para ello. Si el electrodoméstico no dispone de mangueras de llenado integradas, utiliza un embudo para verter el aceite en los recipientes. Ponte antes unos guantes desechables a fin de protegerte las manos.

Si el aceite está limpio, es posible volver a usarlo si lo filtras correctamente. Tras filtrarlo y colarlo bien, puedes reutilizar el aceite de freír antiguo incluso dos o tres veces. Si lo filtras cada vez que frías, te durará más tiempo.

Paso 2: Eliminar los residuos grasos

Una vez eliminado el aceite, puedes empezar a limpiar la freidora. Nuevamente, asegúrate de que el aparato esté desconectado y desenchufado. Si la cesta de fritura es extraíble, sácala y la lavaremos aparte (ver paso 5). Utiliza papel de cocina para cubrir y empapar los residuos de aceite en los bordes y en la base de la freidora. Repite tantas veces como sea necesario para eliminar la primera capa de grasa.

Paso 3: Llenar de agua

Una vez has retirado el exceso de grasa con papel de cocina, llena la freidora con agua y añádele un chorrito de líquido lavavajillas. Conecta ahora la freidora y hierve el agua durante diez minutos. A continuación, apágala y espera hasta que el agua se enfríe. Después, tírala por el desagüe.

Paso 4: Aclarar con vinagre 

El vinagre es un buen elemento de limpieza en esta fase. Tras haber vaciado del agua en el anterior punto, añade un chorrito de agua y una cucharada vinagre y frota esta mezcla por el interior y en los resquicios difíciles de alcanzar con un cepillo. Finalmente, vacía el contenido, aclara de nuevo la freidora con una bayeta húmeda y déjala secar por completo.

Paso 5: Limpia la cesta y la tapa de la freidora por separado

La cesta y la tapa de la freidora deben limpiarse por separado. Pero ¿cómo limpiar la cesta de la freidora? Para limpiar la cesta de la freidora, puedes usar agua caliente y lavavajillas para platos. Deja la cesta en remojo unos 10-15 minutos y luego frota con un estropajo para retirar la grasa que haya podido quedar adherida. En algunos casos, esta cesta puede lavarse en el lavavajillas (consultar instrucciones de la freidora), con un buen detergente con fuerte acción desengrasante, como Somat Excellence Duo-Gel Antigrasa. Deja  secar bien antes de volver a meterla en la freidora y/o antes de usarla.

La tapa de la freidora no siempre es lavable en el lavavajillas. Ante la duda, te recomendamos que la limpies a mano. Es mejor usar un estropajo suave o un paño y limpiar el exterior con agua y líquido lavavajillas, aclarar bien y dejar secar.

Paso 6: Limpia el exterior

Finalmente, limpia el exterior de la freidora con un bayeta húmeda y unas gotas de Estrella Oxygeno Activo, y sécalo con papel de cocina o un paño de tela limpio.

Tras este proceso, tu freidora estará limpia y lista para volver a funcionar a pleno rendimiento.

Si durante el proceso tuvieras la mala suerte de salpicarte accidentalmente y mancharte de aceite o grasa, tenemos la solución para eliminar manchas de aceite en este artículo.

Ahora que ya sabes cómo limpiar una freidora, tenemos muchos más artículos sobre la limpieza de electrodomésticos de cocina y accesorios, por si te interesan. Echa un vistazo más abajo o en nuestra sección de Trucos de Limpieza.

¿Te gustó este artículo?
*Recuerda que debes estar logineado para comentar.
Tu comentario será publicado una vez sea aprobado por el equipo de redacción.
Síguenos