Plantas de interior: cómo cuidarlas como un profesional

Hoy te explicamos cómo fertilizar y cuidar las plantas de interior. Con un cuidado y riego correctos, tus plantas de interior se mantendrán hermosas y frescas durante mucho más tiempo.


Plantas de interior: consejos para un cuidado adecuado

Tus plantas de interior tienen más en común contigo de lo que crees. Al igual que tú, necesitan luz, agua y oxígenoLa humedad y la nutrición también son muy importantes. Y por último, aunque no menos importante, las plantas necesitan ser trasplantadas con regularidad (el equivalente humano a hacer ejercicio).

Descubre cómo cuidar correctamente las plantas con nuestra guía de plantas de interior.

La humedad ideal para plantas de interior

La humedad ideal para las plantas de interior está entre el 40 y el 70 por ciento, si bien a las plantas tropicales de interior les gusta un ambiente aún más húmedo. Puedes medir la humedad en las habitaciones de tu hogar con un higrómetro (los venden en ferreterías y otros centros, y algunas estaciones meteorológicas también incluye esta funcionalidad).

Dependiendo de la frecuencia con la que se riegan, las plantas de interior pueden aumentar la humedad hasta en un cinco por ciento y así mejoran el clima interior de una estancia. Las plantas de interior purifican el aire de la habitación filtrando contaminantes como el CO2 y convirtiéndolos en oxígeno. Las plantas pueden mejorar la calidad del aire, especialmente en baños sin ventanas.


Fertilizar plantas de interior: ¿cómo y con qué frecuencia?

Cada planta de interior necesita una fertilización regular para una vida larga y saludable. Los nutrientes en la tierra para macetas eventualmente se agotarán, por lo que es importante reponerlos. Las plantas con muchas hojas necesitan más nitrógeno, las plantas con flores o frutos necesitan más fósforo. A las plantas de interior les gustan los fertilizantes, especialmente en la estación cálida, ya que están inactivas en los meses fríos. La excepción a esta regla son las plantas de invierno.

Los fertilizantes profesionales están disponibles en minoristas especializados en forma de gránulos, polvo o varillas de fertilizante. Otra opción válida es fertilizar plantas de interior con algunos restos de alimentos o desechos naturales:

  • Los posos de café, por ejemplo, son ricos en nutrientes como potasio, nitrógeno y fósforo. Reduce el valor de pH del suelo pantanoso y neutraliza el agua de riego calcárea. Dejar secar los posos y mezclarlos en la tierra para macetas.
  • También puedes fertilizar tus plantas de interior con el contenido de las bolsitas de té o infusiones una vez consumidas (por ejemplo, manzanilla, tomillo, té verde o negro). 
  • Las pieles de plátano o las cáscaras de huevo también son un buen abono natural para las plantas. Los plátanos poseen un alto contenido en potasio, que es muy beneficioso como nutriente para nuestras plantas; y las cáscaras de huevo aportan nutrientes como el carbonato cálcico. Para usarlas bien, hay que triturarlas mucho y mezclaras con la tierra.  


La luz y las plantas de interior: consejos para la ubicación correcta

Las plantas necesitan más o menos luz según la variedad. La luz solar intensa y las ventanas orientadas al sur son particularmente bien toleradas por las plantas tropicales, especies de palmeras, plantas con flores, cactus y suculentas.

A las plantas con muchas hojas verdes, grandes y suaves, por otro lado, no les gusta el sol abrasador y necesitan un lugar con sombra parcial. A su vez, a las plantas de sombra no les gusta en absoluto la luz solar directa. En su mayoría, son plantas que en la naturaleza crecen solo en lugares sombreados.

Regar adecuadamente las plantas de interior

Para saber cuándo debemos regar, aplica el siguiente criterio: cuando la capa superior de tierra está seca hasta dos centímetros de profundidad, es el momento. El riego ideal funciona de abajo arriba, por lo que se aconseja poner agua en el plato. Así es como la planta absorbe solo el agua a medida que la necesita. No obstante, ¡por supuesto que regar de arriba abajo, con la regadera o similar, también funcioa! 

Botella de plástico como sistema de riego por goteo

Las botellas de plástico son uno de los consejos caseros más sorprendentes (y utilizados) para el cuidado de las plantas de interior, especialemnete, cuando alguien se va de vacaciones o tiene que pasar una temporada fuera de casa. 

Cómo prepararla: llena una botella de plástico con agua. Con un punzón, haz 3 pequeños agujeros en el tapón (tienen que ser lo más pequeños posibles). Recorta un pequeño trozo de tela (de una camiseta o trapo viejos, por ejemplo) y ponlo entre el cuello de la botella y el tapón. Enrosca haysa que cierre bien y coloca la botella boca abajo en la tierra de la maceta para que quede bien enterrada. Haz también un pequeño agujeto en la base de la botella, para liberar presión y que el agua pueda ir descenciendo.

Durante el tiempo que no estés, la planta absorberá el agua según sea necesario y permanecerá bien hidratada hasta que llegues a casa. 

Ducha de plantas contra el polvo y las plagas

En invierno, no solo nosotros, sino también las plantas, preferimos permanecer en el interior. Pero incluso dentro, las plantas necesitan mucha luz del día para poder realizar la fotosíntesis. Sin embargo, el polvo que se deposita en las hojas significa dificulta esta tarea vital para ellas.

Nuestro consejo: en lugar de limpiar todas las hojas individualmente, enjuaga las plantas una vez al mes con agua tibia en la ducha o la bañera. La mejor forma de proteger la maceta, la tierra y el cepellón del chorro de agua es con una bolsa. La ducha también ayuda contra las plagas de cochinillas.

Cuándo trasplantar plantas de interior

Si las plantas están bien, es suficiente trasplantarlas con tierra nueva cada tres o cuatro años en primavera. Así es como se asegura de que prosperen en suelos ricos en nutrientes a largo plazo.

¿Te gustó este artículo?

*Recuerda que debes estar logineado para comentar.
Tu comentario será publicado una vez sea aprobado por el equipo de redacción.
Síguenos