Qué es la lejía: seis mitos sobre la lejía

Ni contamina ni puede ser sustituida en la desinfección de tu hogar y tu ropa.

Seguramente más de una vez te han advertido sobre la lejía, infundiéndote la sensación de que se trata de un producto peligroso que sólo debe de ser utilizado para casos puntuales. ¡Craso error! Muchas de esas advertencias están basadas en su mayor parte en el desconocimiento, al no tener en cuenta realmente qué es la lejía y para qué sirve. Así que si eres de esas personas que siempre han mirado con recelo este producto, comprueba si tu opinión sobre ella no es más que un mito.

La lejía no se puede utilizar para limpiar casas con niños. ¡Falso! Es un producto completamente seguro si se utiliza correctamente. Es más, incluso es recomendable por su capacidad desodorizante y desinfectante, ya que destruye gérmenes y alérgenos, protegiendo a tu hogar y familia. Eso sí, recuerda mantenerla alejada fuera del alcance de los más pequeños y no rellenar botellas con ella para evitar accidentes.

La lejía contamina. ¡Falso! La lejía es el compuesto químico que se obtiene al hacer circular corriente eléctrica a través de una disolución de sal común. Después de su uso se degrada rápidamente y se convierte de nuevo en sal, oxígeno y agua, siendo totalmente respetuosa con el medio ambiente.

La lejía no es apta para desinfectar frutas y verduras. ¡Falso! Las lejías puras como la lejía Conejo son aptas para la desinfección de alimentos. Disuelve unas gotas en agua y las dejarás completamente listas para su consumo. También te ayuda a evitar la contaminación cruzada de los alimentos, así que utilízala para desinfectar las tablas de cortar, la encimera y paños de la cocina, etcétera.

Limón y vinagre hacen lo mismo que la lejía. ¡Falso! Aunque muchos remedios caseros los equiparan con la lejía, lo cierto es que no poseen su capacidad desinfectante y ninguno de ellos acaba con los gérmenes.

A más lejía, más desinfección. ¡Falso! Basta medio vaso de lejía en medio cubo de agua para una eficiente limpieza y desinfección.

No hace falta lejía para la ropa. ¡Falso! La lejía es un excelente quitamanchas y blanqueador. Neutrex elimina las manchas más difíciles (café, té, vino, hierba, frutos rojos...) incluso lavando en agua fría. Es además muy eficaz para devolver la blancura a la ropa y, gracias a sus fibroprotectores, protege los tejidos. Se puede usar en ropa blanca  y clara, tanto de algodón como de tejidos sintéticos.



Resumiendo:

Cómo desmontar los mitos sobre la lejía

Seguramente has oído más de una vez que la lejía contamina, que no se puede utilizar en casa con niños o que no es necesaria para la ropa. Pues si es así, es momento de que descubras que todo eso es falso. Y es que la lejía no solo no contamina sino que se degrada rápidamente y se convierte en sal común; es completamente segura para un hogar con niños y, en el caso de Neutrex, es un excelente quitamanchas y blanqueador para la ropa. Tampoco es cierto que el limón y el vinagre hagan lo mismo que la lejía, ya que carecen de su capacidad desinfectante ni que a más lejía, más desinfección. Además, la lejía Conejo es excelente para desinfectar frutas y verduras.

Como puedes comprobar, muchos son los mitos sobre la lejía que nos han acompañado desde siempre, pero la mayoría no son más que fruto del desconocimiento. Viendo lo que este producto es capaz de hacer, ¿sigues pensando lo mismo de la lejía?

Valora el artículo
Marca como favorito
Escribe un comentario

Tu comentario será publicado una vez sea aprobado por el equipo de redacción.

Quizás también te interesa...

Cupones

Elige tus descuentos e imprímetelos en casa. ¡Ahorra desde hoy mismo!

Lotes

Consigue cada mes lotes de productos gratis
Intercambia tus mejores consejos de belleza, para el hogar y recetas por lotes de productos.